pp pp pp pp pp

En mi país de origen son expertos en serpientes de verano; en Holanda las llamamos Komkommertijd o "Tiempo de Pepinos". Es llamativo que muchas de éstas noticias tienen que ver con animales; quiere decir que la biodiversidad genera las noticias más increíbles (o las más irrelevantes....). En estos días en Holanda, nuevamente la Serpiente de Verano es un tema biológico: el regreso del lobo. Es una historia curiosa y hasta chistosa, pero a la vez arroja lecciones sobre como en Europa están considerando la fauna silvestre.

Desde hace 150 años, los lobos silvestres desaparecieron en Holanda, exterminados por la desaparición de su hábitat y los conflictos con ganaderos. Pero desde que Holanda empezó a restaurar y conservar considerables áreas naturales, el regreso del lobo (para ecosistemas terrestres) y del salmón (para ríos y lagos) es considerado un indicador sombrilla para el eventual éxito a largo plazo. El salmón ya regresó y es de esperar el primer lobo para que los holandeses se sientan realmente orgullosos de su gestión ambiental.

¡La semana pasada llegó el día esperado! En plena Tiempo de Pepinos (el lobo parece tener timing para lograr mayor público) encontraron un lobo, desafortunadamente muerto aparentemente en un accidente de tránsito. Sin embargo, ¡lobo silvestre era! Ocupó la primera plana de todos los periódicos y noticieros, tanto de los medios serios como escandalosos. Los defensores de la conservación celebraban, los granjeros se preocupaban y hasta el parlamento nacional discutió el caso porque "Holanda no tiene experiencia con la presencia de animales silvestres potencialmente letales para el ser humano".

Desde hace una semana el país está siguiendo cada episodio de esta telenovela, incluyendo las investigaciones genéticas para comprobar que realmente fuera lobo, su procedencia y que tan saludable se encontraba. Además, su posible ruta (cruzando varias zonas bastante habitadas) y la causa de su muerte (accidente de tránsito, pero sin rastro de un carro dañado) generaron bastante especulación. Pero en estos días, los investigadores descubrieron algo extraño: el lobo tenía restos de un castor en su estómago y el castor definitivamente no vive en Holanda. Entonces, se desinfló la burbuja de la súper-noticia porque parece que fue un chiste de alguna persona, que debió haber encontrado un lobo muerto en Polonia o Alemania (donde si hay poblaciones considerables) y lo llevó a Holanda para generar una buena noticia. O sea, lobo disfrazado de serpiente de verano.

Esta historia, por extraordinaria que sea, nos enseña cómo en un país, que ha sido transformado prácticamente en su totalidad y donde las mayores expresiones de la fauna desaparecieron hace mucho tiempo, una noticia de un solo animal puede crear interés colectivo y hasta preocupación en el parlamento. En nuestros países, noticias mucho más dramáticas (por ejemplo, la evidencia de extinción de varias especies o la destrucción de miles de hectáreas de selva) son confinadas a una noticia mínima en alguna página interior de los periódicos. Si bien esto es decepcionante, a la vez refleja que aquí tenemos el lujo de semejante biodiversidad que un ejemplar más o menos no genera mayor noticia. Sin embargo, es nuestro deber alertar esta situación de lujo y asegurar que la biodiversidad genera noticias relevantes, serias y positivas. Así evitamos que en el futuro la única fauna que nos queda se debe disfrazar de "serpientes de verano" para generar interés.