pp pp pp pp pp

La vicuña del Chimborazo: un animal exótico que se está convirtiendo en plaga

(15 junio 2019)

Hace poco (en esta misma página) había señalado el impacto desastroso de los caballos asilvestrados en el Parque Nacional Cotopaxi. Ahora quiero poner la atención a un problema similar, posiblemente más polémico: la sobrepoblación de vicuñas en el Chimborazo. Estos camélidos son tratados como objetos de conservación, pero en realidad son animales exóticos y su población crece sin control, causando que la vegetación natural de la Reserva no se regenere. Las vicuñas ya están generando conflictos con las comunidades alrededor del área protegida. “Estamos hartos de estos animalitos: están comiendo nuestras habitas, el pasto para el ganado y hasta los pocos arbolitos plantados y no nos dan ningún beneficio” fue el comentario de la gente en los páramos de Yatzaputzán, al lado Tungurahuense de la reserva. En este ensayo quiero explicar un poco sobre las razones de la presencia de vicuñas en el Chimborazo, los supuestos equivocados que acompañaban su introducción y por qué es un potencial desastre ecológico. ¿Quién toma acción en este asunto?

El desastre de los caballos en el Cotopaxi

(7 enero 2019)
El fin de semana pasado hice un paseo al Parque Nacional Cotopaxi; visitándolo por primera vez después de nuestra ausencia de dos años. Nevado, montaña, sol, nubes y hasta una pareja de cóndores. Hasta allí, todo perfecto. Sin embargo, quedé en shock sobre la PLAGA de caballos "silvestres" en el Parque. Desde hace años vengo comentando a las autoridades que esta población de caballos (que hace décadas fue dejado en libertad por unos hacendados en la parte oriental del parque) se debe controlar. Pero nadie hizo nada. Ahora son centenares.

Ecuador esperaba al cambio climático, una erupción volcánica y el Niño, pero le pegó un terremoto.

(publicado en www.infoandina.org; 2 mayo 2016)

El 16 de abril, un sismo fuerte sacudió la costa ecuatoriana, destruyó construcciones en varias ciudades y pueblos y segó la vida de centenares de personas. Con esto, Ecuador se sumó a la triste lista de países andinos afectados por desastres similares en los últimos 15 años: Colombia (1999), Perú (2007) y Chile (2010).  Este desastre nos tomó completamente por sorpresa; menos mal que fue un sábado a las 7 de la noche cuando la gente está despierta, en sus casas o en la calle y por esto hubo una buena capacidad de reacción rápida. Porque en realidad, no estábamos preparados.